Estrés

El estrés surge cuando estás preocupado de que te despidan del trabajo, o de que si tienes suficiente dinero para pagar tus cuentas, o de cuándo los doctores dicen que algún ser querido necesita una operación, o tienes que entregar una tarea a tiempo, vas a tener un examen o una entrevista de trabajo, y un largo etc. Si  algo  te hace preocuparte, entonces es estrés.

El estrés es la reacción del cuerpo a un desafío o demanda. En pequeños episodios el estrés puede ser positivo, como cuando le ayuda a evitar el peligro o cumplir con una fecha límite. Pero cuando el estrés dura mucho tiempo, puede dañar su salud.

Existen diferentes tipos de estrés: estrés agudo, estrés agudo episódico y estrés crónico.

El estrés agudo es el más común, surge de las exigencias y presiones de eventos o experiencias que sucedieron en el pasado reciente y las exigencias y presiones anticipadas de un futuro que está por llegar.

Los síntomas del estrés agudo son:

  • Agonía emocional: una combinación de enojo o irritabilidad, ansiedad y depresión, las tres emociones del estrés.
  • Problemas musculares que incluyen dolores de cabeza tensos, dolor de espalda, dolor en la mandíbula y las tensiones musculares que derivan en desgarro muscular y problemas en tendones y ligamentos;
  • Problemas estomacales e intestinales como acidez, flatulencia, diarrea, estreñimiento y síndrome de intestino irritable;
  • Sobreexcitación pasajera que deriva en elevación de la presión sanguínea, ritmo cardíaco acelerado, transpiración de las palmas de las manos, palpitaciones, mareos, migrañas, manos o pies fríos, dificultad para respirar, y dolor en el pecho.

El estrés agudo episódico.

Las  personas que padecen estrés agudo episódico,  todo el tiempo están con prisa, pero siempre llegan tarde. Si algo puede salir mal, les sale mal. Asumen muchas responsabilidades, tienen demasiadas cosas entre manos y no pueden organizar la cantidad de exigencias autoimpuestas ni las presiones que reclaman su atención.

Los síntomas del estrés agudo episódico son los síntomas de una sobre agitación prolongada: dolores de cabeza tensos y persistentes, migrañas, hipertensión, dolor en el pecho y enfermedad cardíaca. Tratar el estrés agudo episódico requiere la intervención en varios niveles, que por lo general requiere ayuda profesional, la cual puede tomar varios meses.


Referencia.

Miller, L. H., Smith, A. D., & Rothstein, L. (1994). The stress solution: An action plan to manage the stress in your life. Pocket.